Lecciones de vida

En su primera cita ella notó que a él le temblaban las manos, 4 meses después él le reveló lo impensable

El amor es un sentimiento que cada persona vive, experimenta y define de manera distinta. Si bien es cierto que en el mundo existen miles de parejas enamoradas, la historia de Steve y Hope Dezember es única y hermosa.

Ellos pudieron sentir una conexión muy especial desde el primer día que salieron. Era como si estuvieran destinados a estar juntos.

Su primer cita fue muy romántica; Steve decoró el lugar con velas, y acompañaron su cena con música romántica. Fue esa noche de invierno de 2011 donde Hope se enamoró por completo de Steve.

Pero no fue solo el momento y la personalidad de Steve lo que llamó la atención de Hope, sino que ella notó algo raro mientras el se disponía a abrir una botella de vino. Las manos de Steve temblaban de manera muy extraña, haciéndolo perder el control sobre la botella.

A pesar de que el ataque duró muy poco, Hope se preocupó por él, pues abrir una botella no es tan complicado; aunque parecía que para Steve sí.

Lo que era aún más extraño era que Steve ya había pasado situaciones similares a las de la botella, e incluso había acudido a revisión con diferentes médicos. Sin embargo, ninguno de ellos fue capaz de diagnosticar algún mal.

Tras 4 meses de varias citas y varios análisis más, finalmente Steve de 28 años fue diagnosticado con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad crónica incurable.

Esta enfermedad es muy extraña y sus causas se desconocen. Una persona que padece ELA pierde control sobre los nervios del cuerpo que controlan a los músculos, haciendo que el movimiento de la persona se limite, que pierda la capacidad de caminar e incluso que pierda el habla.

ELA podría incluso ocasionar la muerte de la persona, pues eventualmente se va perdiendo la capacidad de respirar, haciendo que el corazón no se oxigene y no resista más. Sus efectos son muy desgastantes y rápidos. El tiempo promedio de una persona diagnosticada con esta terrible enfermedad es de 3 a 5 años, después de presentar los primeros síntomas.

Así fue entonces como la vida de Steve se tornó gris. Todo lo bello que tenía parecía estar en riesgo de difuminarse; sobretodo su relación con Hope.

Sin embargo, Steve no se dio por vencido y comenzó su lucha contra el ELA y contra todo lo que pudiera oponerse a su felicidad. A los dos días de haber sido diagnosticado, Steve platicó con Hope sobre su enfermedad y sobre los riesgos de ésta. Además le pidió que si ella decidía quedarse a su lado era porque lo amaba, y no porque sentía tristeza o compasión por él.

Con las palabras y el rostro tan honesto y fuerte de Steve, Hope no dudó en quedarse junto a él y le aseguró que no iría a ningún lado. La pareja seguía tan enamorada y feliz, que a los 2 meses se casaron y se decidieron a disfrutar al máximo del tiempo que quedaba para ellos.

Viajaron por Estados Unidos y vivieron cada día como si fuera el último.

Sin embargo, no todo era color de rosa; había días en los que Steve tenía muchos problemas con su salud, y fue así como en 2013 perdió su capacidad para hablar. De ahí vinieron más problemas. Una pérdida de peso de casi 30 kilos le obligó a perder movimiento, mientras que Hope no podía hacer más nada por él, mas que estar a su lado aún con el corazón roto de verlo así.

La meta de vivir cada día al máximo comenzaba a verse perdida. Hope y Steve volvieron a su casa en Georgia, Estados Unidos y ahí las cosas empeoraron. Steve estaba ya muy delgado como para valerse por si mismo y su depresión afectaba su físico.

Aún así, con la barba y el cabello descuidado Hope seguía amándolo. “Lo miro y creo que es más lindo que nunca. Steve todavía es muy lindo. Aún sin afeitar estoy enamorada de él.”, platicó Hope.

A pesar de el gran daño que la ELA había causado en su cuerpo, Steve sigue sin darse por vencido. Utiliza una silla de ruedas eléctrica para moverse en distancias cortas y se comunica con Hope a través de un computador, gracias a la tecnología.

Ella se ha dedicado tanto a darle días felices a su esposo que renunció a su trabajo como terapeuta para poder cuidarlo en todo momento.

Steve y Hope fundaron “Drive” un proyecto de arte increíble, realizado por Steve. El cual pretende vender cuadros pintados por Steve, para poder comprar sus medicamentos.

Lo más interesante del proyecto “Drive” es la forma en la que están pintados los cuadros, ya que Steve se ayuda de las llantas de su silla para crear cosas increíbles.

Su proyecto es además una muestra de las ganas que tiene Steve de seguir viviendo y disfrutando de la vida aún cuando su situación no es nada sencilla.

Si quieres conocer un poco más sobre el proyecto y la vida de la hermosa pareja busca en Facebook a “Hope for Steve” y enamórate de su trayectoria. No olvides apoyar su proyecto con un like y comparte este gran ejemplo de amor verdadero.

Comparte esta única y hermosa historia de amor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *